Columna X

¡Lee la columna más controversial de El Blog de Topo!

Ránking de las mejores universidades de Lima

El Blog de Topo le presenta el ranking de mejores universidades de Lima adaptadas y comentadas con todo lo que debes (y no debes) conocer.

Buenos Lugares para pasar el rato en Miraflores

Un recorrido por el Parque Kennedy, para encontrar algunos lugares que no debes dejar de visitar.

Seis juegos divertidos para beber licor.

El Blog de Topo te ofrece una lista de 6 juegos sencillos para hacerlos en casa y pasar un momento agradable entre amigos, riéndose de las estupideces del otro, integrarse y estar ‘ready’ para el ‘tono’.

10 palabras de moda en los jóvenes limeños.

Los adolescentes siempre tratan de imponer un estilo fresco y único que los identifique entre ellos. El Blog de Topo propone una lista de las 10 palabras que más usan los jóvenes de Lima.

lunes, 22 de septiembre de 2014

El fútbol en la prensa deportiva peruana: Sensacionalismo, hipocresía y favoritismo

Investigación: Fernando Eslava Mendoza (Estudiante de Comunicación para el desarrollo en la PUCP)

image

Luis Miró Quesada de la guerra dijo alguna vez que el periodismo puede ser ´´ la más noble de las profesiones o el más vil de los oficios’’ considerando que el periodismo tiene un poder e independencia envidiable que solo el periodista puede manejar con libertad y autonomía. ´´El objetivo del periodista debería estar centrado en el público, buscar la información siempre pensando en él, y brindarla en función de ello, con la mayor honestidad, transparencia y brillantez posible´´ (Universidad Jaime Bausate y Meza, 2010:2).

El periodismo deportivo es una forma de ejercer el periodismo en la cual el periodista informa a cerca del acontecer deportivo mundial o de una determinada región. ´´Si el periodista conoce la especialidad deportiva a tratar logrará un seguimiento de los aficionados hacia sus crónicas y comentarios’’ (Alcoba, 1993:62). En el Perú, los periódicos y programas de televisión deportivos ocupan más del 85% de su contenido a tratar noticias vinculadas al fútbol debido a la alta popularidad e importancia que ocupa el balompié en la vida de los fanáticos peruanos. Los periodistas deportivos que escriben de fútbol son, además, fanáticos del mencionado deporte; con lo cual, crean un vínculo cercano con sus lectores, quienes logran captar rápido el mensaje y ponen en práctica lo inferido de las redacciones periodísticas que muchas veces no tienen la mejor de las intenciones. El periodista, en cualquiera de sus especialidades, está sometido a ´´resistir todo tipo de presiones por parte de las empresas para aumentar sus ventas y promocionar sus espacios de cara a la publicidad’’ (Alcoba, 1993:62). El periodismo deportivo no es ajeno a esa situación. Es por tal motivo que los periodistas deportivos tienden a explotar los aspectos negativos de las noticias deportivas, emplear lenguaje violento, colocar titulares ambiguos e imponer el rumbo sensacionalista en el medio. Debido a la alta cantidad de lectores, estas malas prácticas periodísticas avivan la rivalidad entre los equipos y dan pie a la violencia en torno al fútbol. Todos estos casos que desvían al periodismo deportivo del sentido ético de la profesión serán detallados en la siguiente investigación de El Blog de Topo.

En el transcurso de informar todos los detalles sobre su equipo favorito, la prensa deportiva, suele caer en ´´una suerte de farandulización que necesita del catastrofismo para mantener la emoción, ya no solo a lo largo de los noventa minutos, sino de toda la semana´´ (Mangone, 1999:13). Esta necesidad por hacer más ‘’increíble’’ el contenido noticioso de lo que realmente es conlleva a formar un clima de falsa expectativa y dramatismo banal. De ahí parte el hecho de noticias ´´resultadistas´´ que se cuelgan del éxito o fracaso de algún equipo para llamar la atención de los lectores. Por ejemplo, la selección peruana de fútbol no tenía opciones reales de pelear por un cupo al Mundial Brasil 2014; sin embargo, los diarios peruanos realizaron una amplia cobertura a los seleccionados y vendían una imagen sólida de la participación del equipo en las Eliminatorias. A diferencia de lo que realmente pasaba, no dudaron en apodar ‘’Los cuatro fantásticos’’ a cuatro jugadores de un equipo que marchaba por los últimos lugares de la tabla de posiciones.

Al caso presentado líneas atrás, el periodista deportivo Carlos Mangone, lo señala como ´´Nacionalismo de la industria cultural’’ porque considera que ´´el discurso del periodismo deportivo mantiene bien altas las banderas de la diferenciación nacional para que se refuercen aquellas identidades actualmente agredidas por el proceso de globalización mundial´´ (1999:14) En contra parte a otros medios de prensa deportivos del extranjero, los diarios peruanos toman partido por la selección nacional, dejando de lado la imparcialidad y objetividad que deberían ser notas innatas al periodismo deportivo.

LOS DIARIOS DEPORTIVOS: EL LENGUAJE DEL FÚTBOL

Diario

Lectores diarios

Lectores diarios (%)

Depor

437,023

4,4%

Líbero

248,581

2,5%

El Bocón

143,336

1,4%

*Lectores diarios: Número de personas promedio que leen el medio en un día/ Fuente: MRP. Estudio de Lectoría de Diarios y Revistas en Lima Metropolitana: Noviembre2012_Octubre2013

Depor es parte del conservador Grupo El Comercio y actualmente es el diario deportivo con la mayor lectoría en el Perú, a pesar de sus cortos 5 años. La cantidad de lectores bordea el medio millón. Su director, Daniel Titinger explica en el libro ´´Prensa peruana rompe las tendencias’’ que ser lector de Depor es como ser un espectador de tribuna occidente porque marca distancias de los periódicos con los que compiten al mostrar una gama de noticias de éxito y triunfo y no de violencia y miseria. El periódico va dirigido a los jóvenes, a esa generación que no vivió la violencia política ni la crisis económica de los años ochenta, pero que sí conoce de peruanos emprendedores, crecimiento económico, modernidad y progreso. Titinger marca distancia de los diarios chicha, dice dirigir un diario divertido y respetuoso para una generación que anhela victorias y buenas noticias. Los lectores de Depor son ´´jóvenes de 15 años a los que les gusta el fútbol; que no pertenecen a la barra de ningún club; que son hinchas de un equipo distinto en cada país; que miran fútbol internacional; que se preocupan con honestidad por sus equipos; que se preparan para la universidad y les gusta leer textos que respeten la ortografía y gramática’’ (Titinger, 2013:99). Es un claro ejemplo que construyendo un tipo de lector sin ofrecer morbo y violencia se puede obtener altos índices de audiencia.

Líbero es parte del Grupo La República de posición política centro-izquierda, el grupo antagónico a El Comercio. Antes de la aparición de Depor era el periódico deportivo más leído del país. Por su parte, El Bocón es el diario deportivo con mayor carácter sensacionalista, emplea un lenguaje más coloquial e invaden constantemente la vida privada de los protagonistas del deporte rey. Curiosamente admiten apartarse del periodismo serio y formal. En la revista de colección por su aniversario número 20, el diario recuerda el texto con el cual ingresaron al mercado. Una clara muestra de la forma en que hacen periodismo deportivo. ´´Ustedes están hartos de solemnidades. Nosotros también. Por eso nuestro estilo y sus expectativas hicieron contacto (…) Por eso le pusimos un espíritu atrevido a la profesión. Y nos peleamos por lo que verdaderamente vale’’ (Dávila, 2014: 9).

PRENSA DEPORTIVA EN TV: ESTILO ‘VECO’ O ESTILO ‘GONZALO NÚÑEZ’

Los programas deportivos en el Perú han sufrido un cambio a lo largo de los años, pasando de un estilo formal de comentar jugadas de lujo a convertir en un show del fútbol que mezcla comentarios, insultos apasionados y entretenimiento, pero con el plus de explicar tácticas y estrategias (Bendito programa deportivo de las 12  - CANAL2 y El Show del fútbol - CANAL 4). Un estilo muy del fútbol contemporáneo. ´´El comentario futbolístico de años pasados se referían a secuencias dentro del partido, respondiendo en gran medida sobre el componente técnico de los jugadores involucrados complementado con referencias y comparaciones´´ (Panfichi, 1997: 65). Antes primaba el análisis funcional y virtudes técnicas. Un gran emblema de este estilo fue Emilio Lafferrandiere ´´El Veco´´. En cambio, ahora se ha perdido el estilo romántico para pasar al de comentarios de valor táctico de los jugadores. El periodismo deportivo de hoy también ha nutrido de jergas a los sectores populares con apodos, frases violentas y valorar aspectos de las barras bravas, algo que evidencia lo éticamente inadmisible (Panfichi, 1997: 63).

Los programas deportivos de televisión, de la misma forma que los diarios, gozan de alta sintonía. En el Perú existe un canal peruano que transmite deporte las 24 horas del día: Canal Movistar Deportes (CMD) en televisión de paga. En señal abierta destacan programas como Fútbol en América de América Televisión y El Deportivo de ATV, ambos con más de 10 años al aire. El espacio de Canal 4 es conducido por Gonzalo Núñez (quien es conocido por decir constantes lisuras en sus transmisiones deportivas), Erick Osores y un  dúo de panelistas de exjugadores. Este programa es una mesa donde se discuten los planteamientos de los equipos de fútbol de la semana y se analiza su desempeño. Además se critica duramente el pobre nivel del fútbol peruano y se realizan ‘previas’ con divertidos reporteros que juegan con los hinchas. Alcanzan 8.3 puntos de rating según Ibope Time. Por su parte, Eddie Fleischman conduce El Deportivo en Canal 9 con apenas 3,9 puntos de rating. Este programa es un monólogo del periodista que es conocido por ser conservador y poco crítico del balompié nacional.

El periodismo deportivo peruano es sin duda un buffet de ofertas para todos los gustos, siendo los preferidos los más críticos y analíticos. Por ser el fútbol un deporte tan popular, la opinión de los periodistas en esta materia suele ser muy influyente en la forma de pensar de los hinchas. Esto tiende a ser peligroso cuando el profesionalismo se rompe y los comentarios trasgreden el límite ético.

¿Y LA ÉTICA?

Por la gran cantidad de audiencia que tienen los medios de prensa deportivos existe una responsabilidad ética mayor que debe ser seguida por los que emplean el oficio. ´´Como cualquier periodista, el especialista en deportes debe ser consecuente con el código ético y deontológico, a través del cual se reconozca su imparcialidad’’ (Alcoba, 1993: 45). Esto limita el nivel de apasionamiento del periodista deportivo al momento de polemizar sobre un determinado equipo de fútbol. Como dice Alcoba un buen profesional de la información deportiva no debe exprimir situaciones límites provocadoras de escándalos.

En el Perú se maneja extraoficialmente una percepción que el Diario Depor tiende a favorecer en sus crónicas a Universitario de Deportes, mientras que Líbero y El Bocón a Alianza Lima. Estas preferencias de un medio a un determinado a equipo no son bien percibidas por los lectores quienes rechazan estas posiciones y exacerban sus ánimos para hacer notar que la información publicada no es verdad o carece de fundamento. Siempre para defender al equipo del que son hinchas. ´´La insignia guerrera también puede ser el soporte de un mensaje con destinatarios massmediatizados. Los hinchas reprochan a un canal de televisión por favoritismo y al relator por su partidismo. Los objetos de deseo para la agresión a veces son los periodistas’’ (Alabarces, 1999: 32). Según Alcoba ´´el periodista es ante todo, y sobre todo, un observador imparcial y no puede tomar partido por uno u otro equipo’’.

Un periodista ideal debe mostrar una moralidad intachable y ser honesto. Esa es la mejor garantía de sus informaciones. Sin embargo, es la enorme cantidad de dinero que mueve el fútbol que motiva a los periodistas deportivos a caer en el sensacionalismo o son ganados por su espíritu de hincha para emitir un comentario a favor o en contra de un determinado jugador, equipo, competición o dirigente. ´´Los periodistas deportivos emiten juicios de valor, insultan constantemente a los personajes públicos, esto genera un escenario de opinión sobre el cual el aficionado se hace una idea sin buscar pruebas o sin confirmar verdad´´ (Morales, 2013:242). En otras ocasiones exageran y promocionan los escándalos del fútbol como insultos, racismo, corrupción, errores arbitrales, compra de jugadores, controles antidopping, entre otros sucesos relevantes que despiertan sensación en la opinión pública. Las opiniones parciales de los hechos y la tendencia a encender el escándalo caliente el ambiente futbolístico y puede abrir una puerta hacia la violencia. ´´El periodista deportivo no tiene más remedio que renunciar a sus simpatías por un determinado club o deportista´´ (Alcoba, 1993:49)

Tomando en cuenta la gran cantidad de aficionados al fútbol en Perú y los altos niveles de lectoría y rating de los programas deportivos, a manera de conclusión podemos afirmar que, lo expuesto anteriormente y la influencia del periodista deportivo en los hinchas se evidencia con la teoría de la aguja hipodérmica ya que ´´ se basa en que los mensajes de los medios afectan a la conducta de las personas en forma directa y mesurable y que así mismo son capaces de inyectarle ideas a una persona de la misma manera como lo hacen las agujas con sus líquidos (Morales, 2013:24). Asimismo, cuando un periodista deportivo se convierte en ´´hincha´´ y no deja de lado sus pasiones puede alterar el ánimo de los aficionados quienes desbordan sus inclinaciones en actos violentos.

LA VIOLENCIA: SENSACIONALISMO EN LA PRENSA DEPORTIVA

Para muchos de los hinchas de fútbol existe una concepción fundamentalista del deporte hasta el punto que es considerado como una verdad absoluta y una religión. En el fútbol cada equipo tiene un ídolo que puede ser representado como un dios, un estadio de local que sería representado como el templo y alabanzas que son representadas por los cánticos de aliento que se entonan en la cancha. Esa pasión y efervescencia con la que defienden ´´su verdad´´ como ´´irrefutable´´ conlleva a ´´ganar territorio´´ y a marcarlo mediante pintas, murales y banderas. Estos objetos serán el trofeo de los adversarios si es que los roban o lo dañan. En el transcurso se estas acciones hay enfrentamientos entre barras de equipos opuestos o del mismo equipo los cuales son tratados por la prensa con mucha hipocresía desvirtuando el espectáculo. ´´Los medios de comunicación dan constantemente pie a que la guerra entre barras continúe; en lo más álgido del torneo, hubieron titulares como <<Alianza-Sur advierte que no responde por las consecuencias>> y otros como <<U-Norte hace de las suyas>> y luego cuando hay lesiones los medios condenan y exigen castigos’’ (Castro 1994:177). La prensa suele considerar ´´completo´´ un partido cuando existió una bronca. Este avivamiento de las tensiones provoca la ira de los rivales, aumenta el deseo de venganza y de demostrar quién es más fuerte.

Una de las consecuencias claras de los actos de violencia es que se mira de otra manera a los periodistas deportivos que alimentan estos deseos revanchistas, toman partido por algún equipo y no condenan las expresiones racistas o la pelea entre barras. Estos malos profesionales desvirtúan el periodismo deportivo ´´tienen disparidad de criterios sobre un partido de fútbol, se muestran apasionados a la hora de exponer su opinión en relación a un deportista. Sus comentarios no deberían tener ánimo de despecho y su opinión debe ser sincera y realista´´ (Alcoba, 1993: 46). Por otro lado también se evidencia más violencia: muertos y heridos y esto produce la decadencia del fútbol como espectáculo y genera un estado de miedo entre los aficionados evitando que familias, niños y mujeres vivan de la fiesta, el color y la emoción del balompié.

EL RACISMO EN EL FÚTBOL

Los medios de comunicación ´´difunden una visión racista del futbolista de raza negra´´ (Lucas, 2006:61). Las frases racistas con alto tono despectivo se han instaurado como algo normal en los medios de comunicación y se utilizan como apodos y maneras de referirse a determinados jugadores. Sobrenombres como ‘gorila´, ‘mono’ o ‘zambo’ son altamente frecuentes en la coyuntura futbolística. En Ecuador la situación es aún más crítica. La clasificación de dicho país al mundial de Corea Japón 2002 significó, además, la reivindicación de la población ecuatoriana de origen africano, golpeada históricamente por el racismo y la pobreza; sin embargo ´´el racismo se vio reflejado desde el periodismo deportivo ecuatoriano con la utilización de frases despectivas por parte de comentaristas y relatores’’. Si bien, en el Perú no existe un racismo generalizado, si se divide la cancha con ´´los blanquitos de la U y los negros del Alianza’’ según lo señala Panfichi. Alianza Lima ha sido víctima de cobardes ataques por el color de piel morena de sus jugadores cuando ha visitado las ciudades de Cajamarca y Cusco.

El racismo en la crónica o transmisión de fútbol se evidencia en el agravio, como dice Mangone ´´se expresa en algunos adjetivos de racismo por nacionalidades como <<judío>> o <<bolita a bolivianos>>, lo que sería algo habitual de la pasión-sin razón de las multitudes se convierte en el peligroso ejercicio impune de la palabra mediática de los periodistas deportivos´´ (1999:16) principalmente cuando los locutores comentan sobre la gente y la cultura del país local.

Por otro lado, sabemos que la concepción de esta estética de belleza física proviene de las empresas de prensa escrita y radiofusión, las cuales responden a un interés económico y los redactores y periodistas se ciñen a la línea editorial del grupo donde laboran. Esta competencia periodística es promovida por las empresas de los medios de comunicación y ´´es guiada por la incapacidad de algunos dirigentes de las redacciones más imbuidos en el sentido comercial del medio que en la ética de la profesión’’ (Alcoba, 1993: 51). Es por eso que a través de la colocación de titulares ambiguos que se presenten a la doble interpretación evidencian una profunda manipulación de información para garantizar aumentar la venta del diario o elevar la audiencia del programa de televisión

LENGUAJE BÉLICO EN LA PRENSA DEPORTIVA

Otra forma de expresión del sensacionalismo, es el empleo de lenguaje violento. El fútbol como es una competencia y un deporte de contacto ha sido en muchos momentos una disputa de poder políticos y económicos donde el ´´estado de guerra´´ se ha traducido en un vocabulario bélico que está presente en las tribunas, en la narración, comentarios y en la prensa. ´´Las analogía épicas de relatores y cronistas juegan hoy el contrapunto con los cantos guerreros y desafiantes de las tribunas y de los comandos urbanos de hinchas´´ (Mangone, 1999:12) Es por ese fervor que ´´los periodistas utilizan un léxico especializado en el deporte y un lenguaje común que procede de la calle, del habla popular. Así se acercan mucho más los redactores a los lectores, que serán los compradores de periódicos´´ (Barrero, 2008: 147). De esta forma, se mezcla el lenguaje especializado con el cotidiano, y más en un deporte considerado tan popular y propio de todos los estratos sociales, especialmente de los más pobres, como se ha definido en muchas ocasiones al fútbol; sin embargo, a veces los periodistas exceden el límite y explotan al máximo el lenguaje violento. ´´Pese a que el lenguaje futbolístico tiene muchos vocablos tomados de las confrontaciones bélicas, en muchas ocasiones se abusa de palabras con tintes violentos, se utilizan numerosas metáforas bélicas o militares’’ (Barrero, 2008:144). Barrero analiza algunos titulares en los periódicos. ´´En el diario Marca encontramos unidades como ‘‘puntería’’, ‘‘amordazaron’’, ‘‘choque’’, ‘‘el Depor vio peligrar un poco el partido’’, ‘‘sin capacidad de pegada’’ o ‘‘luchando con tipos de verdad’’. Y del diario As tenemos palabras y oraciones como ‘‘tarascada’’, ‘‘paradón’’, ‘‘amenazó’’, ‘‘se estrelló’’, etc.´´ (Barrero: 2008: 148). El empleo de frases racistas, apodos y el lenguaje violento influyen en la conducta y el lenguaje de los hinchas, sobre todo en los más jóvenes. ´´Se tiene presente en la mayoría de investigaciones que la violencia en televisión causa efectos que perjudican a los televidentes en general, pero sobre todo en los niños y adolescentes´´ (Barrero 2008:142). Estas palabras utilizadas en una transmisión de un partido de fútbol o en las crónicas periodísticas de los diarios traen consigo una nefasta consecuencia pues hace ver al campo de juego como un escenario de batalla donde todo es válido con tal de ganar la contienda. Esta sensación de estado de guerra ´´nos pone a reflexionar sobre el hecho de que el campo fue modificado lo suficiente como para que un mismo discurso tenga otro efecto y quizás no de los más deseables´´ (Mangone, 1999:12).

domingo, 14 de septiembre de 2014

Entrevista a Manuel Masías, candidato a la alcaldía de Miraflores

IMG_1929

Miraflores afronta muchos problemas. Mientras que algunos piden nuevos estacionamientos y mejores pistas, otros se preocupan por la seguridad ciudadana y la recuperación de la residencialidad. La microcomercialización de drogas también es un pasivo del distrito.

La cultura, turismo y deporte son opciones de desarrollo y mejor calidad de vida que falta por explotar. Trabajar con el vecino es una de las prioridades de Manuel Masías. Él fue alcalde de Miraflores durante la gestión 2007-2010. Hace cuatro años perdió las elecciones por escaso margen ante Jorge Muñoz, actual burgomaestre y candidato a la reelección.

Masías postula por el partido Vamos Perú y busca volver al sillón municipal. Las encuestas señalan que la votación se define entre él y Muñoz Wells. El Blog de Topo conversó con Masías y nos explicó sus logros como alcalde, hizo un balance sobre porqué perdió las elecciones, habló de la actual gestión y los proyectos que tiene para Miraflores si los vecinos lo respaldan en las urnas.

¿Del ‘problema’ con los skaters? Lo cuenta todo. Habla de su compromiso con los jóvenes. Desde la municipalidad apoyó la práctica del deporte e incentivó proyectos educativos. Tiene un hijo universitario y maneja moto. Un candidato con alma de joven.

ENTREVISTA EXCLUSIVA HD

El Blog de Topo

Columna X: Diálogos con un sicario

Escribe: Ángel Reyes

Ya pasaron dos horas desde que estoy aquí y mis ansias de que este martirio acabe de una vez crecen a medida que los segundos pasan. Mi sueño de recibir el nuevo milenio en casa con Jimena se ve lejano. Por el contrario, parece que esta fuese una pesadilla, pero no lo es. Ya me he pellizcado varias veces y esas rejas negras siguen ahí. Mis ojos siguen percibiendo ese catre viejo y destartalado, además me parece de mal gusto el aspecto de la colcha. ¿Me parece o se están burlando de mi desgracia con esas calcomanías de patitos? Tampoco desaparece ese prehistórico televisor; no obstante, no puedo menospreciar la astucia de los técnicos de aquí. Digo esto porque han bloqueado hasta los canales de señal abierta. Pero, curiosamente, sí está a mi disposición el canal Animal Planet; y cada vez que tienen en el aire algún documental sobre roedores, suben el volumen. ¿Qué están insinuando que soy, muchachos?

-Gabriel, cada minuto enloqueces más, sobrino –le dijo Camilo, que se encontraba encerrado junto a él-. Deja de decir tantas cursilerías solo, tú sabes muy bien lo que hiciste y mereces estar aquí.

-No es verdad, yo no estaba cuerdo en esos días. A mi parecer, debieron resolver que necesitaba tratamiento psicológico para acelerar el resto del proceso bajo la mesa –le respondió de manera convincente-. Además, tú no entiendes todo lo que yo he pasado.

-¿Tan yuca es tu vida de miraflorino? –le preguntó con sarcasmo y se echó a tratar de dormir.

-Espera, no opines sin saber –le dijo sobresaltado-. Además, un asesino como tú no me puede dar lecciones de moral. No sabes cuánto te odio en este momento, pero necesito desahogarme con alguien.

-Dale –finalizó Camilo.

-Quiero aclarar, antes de empezar, que no vivo en Miraflores, sino en San Isidro –agregó Gabriel.

Todo empezó cuando me separé a finales del mes último de María Pía, mi mujer. Aún persistía esa debilidad que me condujo a proponerle matrimonio por su rostro angelical y aún sin arrugas. Mi problema era que ya no podía soportar que me llamase a cada hora y que al llegar a la casa por las noches me pregunte por qué mis cachetes olían a lápiz labial. No podía estresarme más, pues ya era suficiente con estar a la cabeza de un extenso equipo de abogados y abogadas. Por otro lado, estaban mis dos hijas, que sabía que no me iban a perdonar que me fuera de la casa sin una razón válida. Y así fue, mis hijas se enfurecieron cuando anuncié que me marcharía de la casa. Para aliviarlas un poco, les prometí que les pasaría una atractiva pensión, suficiente para que puedan pagar sus estudios y también algunos caprichos como comprar un par de zapatos cada semana. Fue así como me alejé de mi familia y me empecé a dedicar íntegramente a mi trabajo.

-Hermano, comprendo que ser un magnate no es fácil y que tus hijas son unas rameras –interrumpió Camilo-. Pero no entiendo qué tiene que ver esto con el crimen que cometiste la semana pasada.

-Ya te vas a dar cuenta de que si hubo relación, pero quería aclarar que fue mi primera gran catástrofe–respondió Gabriel.

-Puedes seguir desquitándote –dijo Camilo.

Estaba en mi oficina pensando que ya llevaba dos meses viviendo solo, cuando entró la contadora para informarme que habíamos obtenido el doble de ganancias en el último mes. La situación me alegró tanto que decidí invitar a mis mejores amigos del estudio a una celebración en mi nueva casa. Ahora ya no tenía a una mujer pisándome los talones ni a dos hijas que solo querían mi dinero para divertirse con unos apuestos malandrines que se veían más fuertes que yo. Eso había quedado en el pasado, ahora podía utilizar mi casa para divertirme con mis colegas. Tengo un recuerdo borroso de nosotros bailando y chupando por varias horas, hasta las tres de la mañana. Los quince asistentes salieron agrupados en tres carros, manejando los sobrios. Solo Jimena, una de las abogadas, se quedó a dormir a mi casa, como se empezaba a hacer costumbre. El resto se marchó, tomando la ruta de la Costa Verde, ya que mi casa se encontraba cerca al mar.

-Eres un aprovechador, así que para eso dejaste tu casa –le regañó Camilo.

-Amigo, no recuerdo bien lo que hicimos –respondió Gabriel-. Al amanecer, recibimos la peor noticia de nuestras vidas y olvidamos todo.

-No me digas que alguno se accidentó –trató de adivinar Camilo-. Tal vez te engañaron, tal vez uno de los conductores estaba ebrio.

-Le estás quitando emoción a la historia, pero estás cerca –dijo Gabriel.

Los tres carros iniciaron el tránsito por la Costa Verde, uno detrás de otro. Algunos estaban durmiendo, pero se despertaron todos para bajar un rato a la playa y tomarse una foto. Estaban ubicándose para estacionar los carros, hasta que un terremoto remeció la ciudad. El mar se salió violentamente y todos mis amigos salieron disparados. Solo dos pudieron salvarse; y el resto, que representaba a la mitad del total de abogados, no sobrevivió. Me tomó varios días asimilarlo. Llegaba cabizbajo a mi oficina, pues sabía que indirectamente había sido mi culpa que mis colegas hayan fallecido. En uno de esos días de lamentos, entró la contadora a la oficina para informarme que en el último mes habíamos tenido pérdidas. Antes de irse, me aviso que a los abogados restantes ya no les convenía seguir y presentaron sus cartas de renuncia. Estaba destruido, pues me había quedado sin familia, sin amigos y sin trabajo.

 

 

Creo que fue suficiente explicación. Gabriel sí tenía motivos para estar loco. Creo que fui muy cruel con él. Tal vez su vida no sea tan intensa como la de mis hermanos sicarios de La Perla, pero ser un abogado millonario sanisidrino no implicaba que su vida fuese fácil. Dejé mi instinto criminal y abracé a Gabriel como si fuese uno de los míos, pues parecía ser vibras –aunque un poco sano para mi gusto-. Después, llegó un oficial para que se dirija a hablar con su abogado. En los próximos días dejaría esta carceleta para que empiece su condena en San Jorge. Lo que no entiendo es qué tenía en la cabeza para secuestrar a sus hijas. Primero las abandona –no es que ellas necesitaran del cariño de su padre-, luego se queda sin dinero para asumir sus gastos y después las secuestra. No entiendo cómo pretendía beneficiarse. Según vi en televisión, sus hijas tenían ajustado el pantalón por detrás, no por los costados.

Me puse un poco feeling y seguía sin poder entender el sentido del crimen de Gabriel. Unos minutos después de que lo sacaran, un oficial vino a pedirme que lo acompañara. Recuerdo que mi último robo fue hace unos días, por San Isidro, cerca a la Costa Verde, a una flaquita con pinta de intelectual que se veía desganada. Junto a mi batería, le apuntamos en la sien para que nos diera su cartera. La mujer perdió el conocimiento y empezó a botar sangre por la boca. Justo en ese momento aparecieron unos tombos. Mis compañeros robaron un carro y huyeron con la cartera. Yo tropecé y fui el único capturado. En realidad, yo solo fui testigo del robo esa vez; pero mi nombre ya había aparecido varias veces en las páginas policiales de muchos diarios. Esa fue la razón por la que terminé legalmente atrapado con Gabriel. Tenía que traicionar a mi grupo y confesar, si quería reducir mi condena. Suponía que para eso me estaban llamando.

Un policía me trasladó a un cuarto oscuro de paredes blancas y que tenía una imagen de Jesucristo encima de la puerta. Allí se encontraba Gabriel, apenas iniciando la historia que me había contado a mí, pero con su abogado. No ´sé cómo logró que me trajeran, pero me dijo que quería que yo también escuche la historia hasta el final. Volví a escuchar, desde el momento en que dejó su casa hasta cuando la contadora le dijo que el estudio estaba aguja. A su abogado no parecía estarle importando mucho la historia. Cada cinco minutos miraba su reloj. Yo, en cambio, me interesé mucho más, a pesar de que ya había escuchado la primera parte. Me guiñó el ojo y empezó a contarnos el delito que tuvo en mente para recuperarse económicamente. Dijo que no fue fácil empezar de nuevo y que trató de ir varias veces a su antigua casa para arreglar las cosas, pero solo salía la empleada para explicarle que su mujer y sus hijas no deseaban verlo.

Después de tanta insistencia, decidí olvidarme de mi familia para siempre. Estaba resentido, pero lamentablemente tenían razón. Fui un egoísta con mi mujer y no valoré que en realidad me llamaba a cada rato al trabajo porque me quería mucho. Entonces, tenía que emprender un nuevo comienzo. Aún seguía muy confundido, así que llegué a mi casa y puse las noticias para relajarme. Estaba viendo la misma basura de siempre, hasta que en América Televisión, por unos segundos, se filtró un vídeo de mis ex aliados –Fujitivo y el Doc- contando algunos dólares y tomándose un vinito. Luego, puse un vídeo para recordar que yo aporté dos palos para la campaña de esos roedores y se olvidaron de mí cuando ganaron. Lo pasé por alto porque era demasiado exitoso, pero las cosas habían cambiado y me pareció propicio planear una venganza. Pensé en secuestrar a alguien y hacer un llamado a los medios de comunicación para que esos mafiosos paguen el rescate.

Faltaban cinco días para Navidad. Para cualquiera sería doloroso que un ser querido fuese secuestrado en una fecha tan conmovedora. La presión para las ratas con saco y corbata sería mayor, pues su popularidad no llegaba a las dos cifras. Contraté a un grupo de sicarios, que eran de La Perla, Callao, según me dijeron; pero no se llegó a un acuerdo aquel día. Yo aún no sabía a quién secuestrar y a ellos les faltaba uno de sus miembros. Les dije que no importaba que estuviesen incompletos y que vuelvan al día siguiente, ya que pensaría bien durante toda la noche a quién podríamos secuestrar. Tenía ganas de secuestrar a María Pía, pero inmediatamente sería yo el primer sospechoso y no estaba en mis planes ir a la cárcel. Estaba con la idea de que tenía que ser alguien que venda. Mi cabeza daba vueltas barajando muchos nombres. Estaba tan confundido que hasta pensé en auto secuestrarme y luego me quedé dormido.

Ya había amanecido y yo seguía sin ideas. Quedé en reunirme con los sicarios en el cruce de las avenidas Arequipa y Angamos. No me quedó otra opción que ir, pues no tenía mucho tiempo para pensar detenidamente en una persona y luego contratar a otra banda. Allí estaban ellos, me metieron a su auto y se estacionaron. Me preguntaron que les diga rápido a quién iban a secuestrar. Me sentía confundido y presionado, pues seguía sin ideas. En eso, veo a mis hijas esperando carro en la otra esquina con sus dos despreciables amigos. No lo pensé dos veces y les dije a los sicarios que les ofrezcan taxi a los cuatro y después yo les diría lo que harían después. Me obedecieron, le pegaron un letrero de taxi al auto y luego les preguntaron a dónde querían ir. Mis hijas respondieron que se dirigían hacia la PUCP y el sicario les cobró seis soles para que acepten. Solo uno de sus acompañantes entró al taxi, el restante se subió a una combi.

Cuando el taxi ya se encontraba en rumbo, llamé al sicario que estaba manejando para indicarle lo que seguía en el plan. Le dije que para cuando ya estén cerca de la PUCP, les advierta que ese era un secuestro. En ese momento, trataron de escapar, pero el sicario llevaba oportunamente su revólver. Se dirigieron hacia el refugio de los sicarios en La Perla. Mis hijas y su amigo ya se encontraban secuestrados. Le pedí a uno de los sicarios que obligue al amigo de mis hijas a grabar un vídeo diciendo que él las había secuestrado y que si el gobierno no pagaba dos millones de dólares antes de Navidad, las mataba. Había llegado el momento de hablar con mi amigo Genaro Delgadillo para que haga en su canal una campaña mediática a favor de la liberación de mis hijas. Afortunadamente, me debía varios favores y no me cobró. El vídeo fue lanzado como primicia ese mismo día en Panorama y cuando finalizó, la policía inició las investigaciones.

No pude ver el noticiero porque me encontraba rumbo a Venezuela. Un amigo, que recién había ganado las elecciones presidenciales allá, comprendió mi caso y me ofreció asilo político. Si no funcionaba el plan del secuestro, me quedaría ahí hasta que se me acabe el dinero o hasta que muera, lo que ocurriera primero. Aún me sentía confundido, pero me aliviaba no tener riesgo de ser arrestado. Antes de dormir, me dirigí a una cabina para realizar una llamada internacional. Les advertí a los sicarios que seguramente la policía iba a identificar el rastro del auto para dar con su refugio. Quería que cuando lleguen se encuentren solo al amigo de mis hijas, pues tenía ganas de que ese patán se pudra en la cárcel. No podía soportar que mis hijas le pusiesen más atención a él que a mí. El plan había funcionado. Se lo llevaron a pesar de sus súplicas. Como buenos policías peruanos, no tuvieron intención de profundizar en la investigación.

Al día siguiente, anuncié que yo había sido el autor intelectual del secuestro y que me encontraba en Venezuela. Volví a pedir al presidente los dos millones de dólares. En la noche, estaba viendo Telesur y escuché una declaración del presidente peruano, en la que me suplicaba que regrese inmediatamente. Enfatizó que él priorizaba, antes que cualquier monto, el bienestar de esas dos hermosas ciudadanas peruanas. Por lo tanto, confirmó que ya tenía el dinero, pero que solo me lo entregaría en tierra peruana. Además, prometió que yo no iba a ser capturado. Dijo que temía que yo tomara represalias y que no quería arriesgarse a que mis dos hijas sufrieran daños físicos o psicológicos por parte de las personas que las tenían ocultas. Me pareció convincente lo que había dicho. Pensé que llegaría al Perú para cobrar el dinero y luego me regresaría. Una vez a salvo en Venezuela, ordenaría a los sicarios que liberen a mis hijas.

Llegué muy confiado del aeropuerto y me interceptaron dos policías. No entendía lo que ocurría y les dije que cómo podía ser posible que quieran detenerme. Les conté que el presidente me había propuesto que iba a cobrar el dinero y que, por el bienestar de mis hijas, no me iba a ser detenido. Ante eso, los policías trataron de aguantar la risa, pero no pudieron. Mientras me llevaban, pude ver de lejos que mis hijas estaban disfrutando la escena de mi derrota. Me sentí estafado por los sicarios. Seguramente los pillaron y tuvieron que negociar con los policías para liberar a mis hijas y, de esa manera, no ser capturados. Me sentí como un idiota y me puse a pensar que los policías peruanos pueden son flojos, pero son más efectivos que el FBI cuando reciben un incentivo. No podía creer que dejé mi privilegio de asilado para regresar solo por dinero y que ahora esté a punto de ingresar a una celda. Antes de entrar me dijeron: “Y él es tu compañero, Camilo”.

 

-Estás jodido –dijo el abogado de Gabriel.

-Solo no te despido porque no tengo dinero para un abogado más caro –respondió Gabriel y luego se dirigió a Camilo-. ¿Tú tienes algo que opinar?

-No estás tan mal, todavía puedes soltar el vídeo en el que negocias con los pendejos del gobierno –dijo Camilo-. Es más, debiste chantajearlos con eso antes de pensar en secuestrar a tus hijas. Serías millonario de nuevo y no estarías aquí.

-Soy un idiota –le dijo a Camilo-. Tú sí sabes de estas cosas, parece que hubieras pertenecido a un grupo de crimen organizado antes.

-Hay algo que no te he dicho –dijo avergonzado Camilo.

-Adivino, tú eras el que faltaba en el grupo de sicarios que contraté –dijo Gabriel.

-Sí, y nos bajamos a tu trampa mientras estabas en Venezuela –respondió Camilo.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Topo HD: Mistura 2014, la fiesta de la gastronomía peruana

IMG_1946

Lima se viste de gala cada setiembre para ser anfitrión de la Feria Internacional Gastronómica de Lima ‘Mistura’. El evento culinario que reúne a campesinos, productores, empresarios, chefs y a la familia peruana para mostrar al Perú y al mundo las bondades de la cocina nacional.

Para esta edición, Apega organizó la tradicional feria en la Costa Verde de Magdalena del Mar y se lleva a cabo desde el 05 de setiembre hasta el 14 del presente mes. Las entradas están de venta en Teleticket entre S/.15 y S/.25 dependiendo los días. Por otro lado, el Metropolitano ha dispuesto una ruta en la Av. Brasil a S/.1 el cual te traslada hasta la puerta de Mistura.

¡Disfruta de nuestro video en HD!

VIDEO EXCLUSIVO

El Blog de Topo