Columna X

¡Lee la columna más controversial de El Blog de Topo!

Ránking de las mejores universidades de Lima

El Blog de Topo le presenta el ranking de mejores universidades de Lima adaptadas y comentadas con todo lo que debes (y no debes) conocer.

Buenos Lugares para pasar el rato en Miraflores

Un recorrido por el Parque Kennedy, para encontrar algunos lugares que no debes dejar de visitar.

Seis juegos divertidos para beber licor.

El Blog de Topo te ofrece una lista de 6 juegos sencillos para hacerlos en casa y pasar un momento agradable entre amigos, riéndose de las estupideces del otro, integrarse y estar ‘ready’ para el ‘tono’.

10 palabras de moda en los jóvenes limeños.

Los adolescentes siempre tratan de imponer un estilo fresco y único que los identifique entre ellos. El Blog de Topo propone una lista de las 10 palabras que más usan los jóvenes de Lima.

viernes, 30 de enero de 2015

En defensa de Combate y Esto es guerra


Escribe: Fernando Eslava @topopitt – estudiante de Comunicación para el desarrollo PUCP.

En primer lugar, quiero dejar en claro que no soy fanático ni seguidor de los realitys Esto es guerra (América TV) y Combate (ATV). Por el contrario, me parecen programas mediocres que dan preferencia a la exposición mediática de la vida íntima de sus concursantes, lucrando con el escándalo y la belleza superficial. Sin embargo, estos espacios televisivos alcanzan altas cifras de audiencia. La última medición de Ibope registró 17.4 puntos para los guerreros y 14 puntos para los combatientes. Nunca pensé escribir en defensa de estos programas, pero lo haré principalmente en defensa de la libertad de elección que tienen todas las personas propietarias de un control remoto.

Los detractores de estos programas sostienen que estos producen contenidos vagos, sin valores y que ´´embrutecen a la gente’’. En el mismo sentido, algunos acusan a Combate y a Esto es guerra de ser una cortina de humo que oculta noticias de corrupción y de real interés nacional. Ellos se amparan en la premisa de que los noticieros informativos dan espacio a resúmenes de los realitys en su pauta en vez de enfocarse de noticias políticas. Se ha hecho comparaciones sobre el alcance que tiene la situación sentimental de los concursantes en los niños y jóvenes con conocimientos de cultura general o de coyuntura. Lamentablemente, en la mayoría de los casos, los menores están más enterados de la vida de Alondra García Miró, Millet Figueroa o Mario Hart que de la biografía de Miguel Grau, César Vallejo, los últimos alcances de la Ley Pulpín o el caso de Martín Belaúnde Lossio.

Estos motivos, sumados a pedir una televisión de calidad que eduque, culturice e informe a la ciudadanía, ha conllevado a que el colectivo ‘Salgamos a las calles Perú’, movimientos afines a la izquierda y manifestantes que protestaron contra la Ley Pulpín organicen una marcha en contra de la televisión basura y, directamente, en contra de los programas Esto es Guerra y Combate, exigiendo a las televisoras América y ATV a levantar del aire estos programas. Entre los participantes de esta marcha, existen personas que solicitan al gobierno a censurar la emisión de los programas en mención al nefasto estilo chavista.

No hay duda, que el Perú merece más espacios educativos en televisión, pero exigir que se cancelen estos programas es una ofensa a la libertad de expresión, empresarial y libertad de consumo. En caso los programas no presenten contenido erótico, drogas, violencia extrema u otro motivo que infrinja la norma de autorregulación no hay un motivo suficiente para pedir la salida del aire. ¿Afecta a los niños? El programa es dirigido a un público juvenil. En ello no hay consistencia. De igual forma, los padres deben guiar lo que ven sus hijos. No el estado. ¿Embrutece a la gente? Los canales de televisión como empresas privadas comerciales responden a lo que la gente desea ver, a lo que es rentable económicamente siempre y cuando no atente contra el código de ética de la Sociedad Nacional de Radio y Televisión. ¿No enseña nada? La televisión no puede privar a su teleaudiencia de espacios de entretenimiento, diversión y competencia.

Probablemente el público sepa que hay enamoramientos armados, que algunos concursantes no tienen habilidades mentales suficientes como saber la fecha de la proclamación de la independencia del Perú, pero cada uno es libre de decidir lo que ve y lo que no ve. Existen canales como TV Perú que ofrece una oferta cultural gratuita a todo el territorio nacional. Existen programas de análisis político plural y de todas las posiciones políticas en señal abierta. El problema es que existe gente que quiere imponer su gusto y su forma de ver las cosas para todos y a la mala. Si alguien no quiere enterarse del último debate del Congreso, del terrorismo que azotó el país entre los 80’s y 00’, temas de historia del Perú o los últimos avances tecnológicos es su problema. Al final el perjudicado es ese ciudadano. Pero, a pesar de ello, el Estado no puede ser la mamá gallina que decida lo que ven o no ven las personas. Vivimos, gracias a Dios, en un país libre, donde todos tienen el control en sus manos: el control remoto. Utilicémoslo como la mejor arma y no un palo, piedras o bloques de concreto para ir a marchar a las calles por motivos estúpidos. Esas modas no van conmigo.