martes, 25 de junio de 2013

Susana Villarán y una gestión marcada por la ineficiencia

Susana Villarán de la Puente, con 63% de desaprobación, lleva 2 años y medio al frente de la alcaldía de Lima y han pasado más de 3 meses de la Consulta Popular de Revocatoria que la confirmó en el cargo por escaso margen. En dicha elección el electorado de la capital revocó a 22 regidores, 20 de ellos del partido en gobierno: Fuerza Social.


Este resultado mostró el rechazo que tiene la paupérrima labor del partido izquierdista al frente de la comuna capitalina, donde su máxima representante se libró de ser revocada por el apoyo de último momento del Partido Popular Cristiano, apelando a sus máximas figuras como Lourdes Flores Nano y  Luis Bedoya Reyes. Sin lugar a dudas, el PPC jugó su propio partido al salvar a casi todos sus regidores y tener la posibilidad, en las elecciones complementarias, de ser mayoría en el Concejo. En otras palabras, luego de esos comicios de fin de año lo más probable es que Villarán esté atada de pies y manos en el concejo y justifique con la revocatoria de sus regidores su deficiente labor.

Pero la pelota aún está en cancha de Villarán y ha malgastado 30 meses en el sillón municipal  que pudieron ser dedicados a las obras en discursos, palabrerías  y acciones poco efectivas para la caótica ciudad de Lima. Lejos de seguir el acelerado desarrollo por la que Lima pasaba en el período de Castañeda Lossio, Susana se limitó a paralizar las iniciativas en ejecución de su antecesor, investigarlo inútilmente y sumergir a Lima en el sótano de la desolación en medio de un crecimiento económico que no se ve reflejado en obras en Lima por la nula eficiencia de una alcaldesa.

Susana Villarán y sus aires de transparencia han detenido a la ciudad de los reyes. Criticó a Alan García, al Tren Eléctrico y al Cristo del Pacífico. Pareciera que la caviar está en contra de todo lo que significa obras. Cuando el fantasma de la revocatoria se asomaba no tuvo mejor idea de cambiar de nombre a Línea Amarilla, obra de Luis Castañeda, para rebautizarla como Vía Parque Rímac y suprimir la nueva ruta del Metropolitano del proyecto. 

Esto sumado a la paralización de los Túneles Santa Rosa-San Martín, la arena que se llevó el mar de La Herradura, la inundación de Vía Parque Rímac, la mentira de las 1200 escaleras, la vacancia de 2 de sus regidores por presuntamente beneficiar a sus familiares en rutas de transporte, la controvertida negociación de predios pertenecientes a la Sociedad de Beneficencia de Lima sin subasta ni permiso del concejo, la mentira del funcionamiento de los patrulleros que tenían circulinas alquiladas, el costo social y el pésimo desalojo de la Parada (Villarán estaba de viaje), el alza de peajes, el alza del pasaje del Metropolitano, por solo citar algunos ejemplos.

Ahora nos hacen creer que estamos viviendo una Reforma del Transporte, sí claro, una reforma en la que no se están construyendo intercambios viales ni continuando las otras rutas del Metropolitano.

Estas metidas de pata de la alcaldesa más la falta de obras fueron motivos suficientes para dejar la Municipalidad. Sin embargo, el pueblo de Lima, tan misericordioso decidió darle una nueva oportunidad a su autoridad, la que está desperdiciando y continúa defraudando a sus propios electores. 

Pero si creías que esto era todo, te equivocas. La alcaldesa continúa haciendo mal las cosas y sus obras emblemáticas se ven envueltas en promesas incumplidas y demora en plazos. Algunas de ellas se lucen con pocos obreros o, como la Costa Verde Sur, en total abandono.


PUENTE BELLA UNIÓN

Esta estructura fue cerrada el pasado 23 de febrero debido a que se hundió un metro por el aumento del caudal del río Rímac y corría el riesgo de colapsar. Villarán ofreció colocar un puente bailey de manera provisional en 15 días para no afectar el tránsito vehicular, pero hasta el momento, 4 meses después, no se ha hecho nada al respecto.
COSTA VERDE SUR

Fue una de las primeras obras anunciadas bajo la gestión de Villarán en noviembre del 2011. Un hermoso bulevar debía unir dos playas de Villa el Salvador: Venecia y Barlovento. Sin embargo, la entrada a la playa Barlovento luce completamente abandonada, lo poco que se avanzó no está culminado y los vecinos de dichas playas no pueden pasar un agradable verano como sí lo hacen las personas de mejor condición económica. Villarán se burló de ellos.
VÍAS NUEVAS DE LIMA

El intercambio vial de la avenida Alipio Ponce, ubicado en San Juan de Miraflores, debió arrancar en mayo. La zona está llena de ambulantes, las pistas lucen descuidadas y con huecos, incluso hay partes que son empleadas como urinario. Hasta el momento no se ha realizado ni un solo trabajo en el lugar.
TÚNELES SAN MARTÍN Y SANTA ROSA

Han pasado dos años y medio desde el derrumbe ocurrido en el viaducto que unirá el Rímac con San Juan de Lurigancho. El 7 de marzo de 2012, Villarán anunció que esta obra debía estar lista en 18 meses, es decir, en octubre de este año. Sin embargo, en enero se anunció habría un retraso y los trabajos culminarían a finales de 2014.
AMPLIACIÓN DE LA COSTA VERDE

La primera parte de esta construcción debió culminar en enero del 2013, por lo que el siguiente tramo recién se iniciaría en el 2014, pero, según el proyecto, debió comenzar en abril de este año


2 comentarios: