domingo, 13 de octubre de 2013

10 pequeñas acciones para cambiar el mundo

La situación actual del mundo se torna cada vez más agitada, exigente y competitiva donde cada uno esta sumergido en una carrera que debe ganar. Se impone la ley del mas fuerte, se intenta sacar provecho de todo y no importa perjudicar o hacer sentir mal al otro.

La falta de solidaridad para con el prójimo es un problema del que la sociedad peruana no es ajena. Nos hemos vuelto indiferentes, descorteces con el otro para hacer valer nuestro característico criollismo en el que el pendejo sale siempre victorioso.

Sin embargo, surgen las preguntas ¿Cómo vamos a construir un mejor país cuando nos cuesta hacer un favor a nuestro compatriota? ¿Cómo vamos a hablar de respeto entre los peruanos cuando nos hacemos los dormidos para no ceder el asiento a los adultos mayores? ¿Cómo podemos decir que somos buenos padres, hermanos o hijos cuando ni siquiera sabemos decir ‘te quiero’?

El Blog de Topo te ofrece una sugerente lista con 10 acciones en la que podrás hacer sentir bien a otras personas, pero también a ti mismo y algunas de estas te ayudarán a sentirte comprometido con los demás. La clave está en hacer especial pequeños detalles que nos permitirán cambiar el mundo y al final, terminar el día con una sonrisa que simbolice la satisfacción de haber obrado bien.

1. HACER VOLUNTARIADO

Hacer una labor social es una acción que renueva el alma y te permite abrir tu mente porque ves personas que viven realidades completamente distintas a la tuya. De esta manera aprendes a valorar las cosas materiales que posees, tu familia y tu salud. Al hacer voluntariado debes ir con toda tu disposición y atender a personas que necesitan de tu apoyo.

2. SALUDAR A LAS PERSONAS DE SERVICIO

A veces ignoramos a las personas que trabajan para nosotros y que nos atienden; sin embargo, se merecen ser tomados en cuenta como si fueran parte de la familia y estoy seguro que saludarlos, agradecerles o ofrecerles una sonrisa no es un deber sino un hábito de respeto que debemos practicar con ellos. Hazlos sentir parte de tu vida y verás que te sentirás mejor.

3.  AYUDAR A UN ANCIANO A CRUZAR LA PISTA

La senectud es una edad complicada donde se pierden diferentes destrezas físicas. Es un gesto de amabilidad ayudar a un anciano a cruzar la acera y será la opción de demostrar que la juventud sí es servicial.

4. CEDER EL ASIENTO

Si bien es una ordenanza municipal debemos hacerlo como un noble gesto. Cuando seamos mayores también sentiremos un alivio cuando nos cedan el asiento.

5. CEDER EL PASO

La revolución de los buenos hábitos está en las pequeñas cosas y el ceder el paso a otro vehículo o a los peatones es, sin duda, un gesto que cambia el estado de ánimo de la persona beneficiada puesto que con el caótico tránsito que azota a Lima dar la preferencia a otro sería una sorpresa

6. INVITAR A LOS AMIGOS

Reunir a los amigos y pagarles el almuerzo o las bebidas dice mucho de cuanto los quieres. Esta acción renovará los lazos de amistad con tus patas y será una forma de agradecerles por los buenos y malos momentos que han pasado juntos.

7. ‘JALAR’ A ALGUIEN

Estás saliendo de una reunión con tus amigos y vas a sacar el carro o pasar por el paradero y ves a un familiar esperando el bus. Puedes ofrecerles un ‘aventón’ para ahorrarles tiempo y de paso conversar con ellos. Sin duda hará ameno para ambos el tiempo que dure estar en el carro.

8. DAR LIMOSNA

Es imposible predecir el momento en el que las desgracias lleguen a nuestra vida. Por eso no debemos ser indiferentes ante las personas que pasan hambre y frío. Una moneda no nos hará pobres ni a ellos ricos pero sí les servirá como ayuda, motivación y alivio en sus momentos de dolor. Donar una moneda a un niño pobre o colaborar con colectas públicas como la Liga contra el Cáncer, Sida, Cáritas, Teletón u otras permitirán que personas que sufren tengan un ligero respiro.

9. UNA PALABRA HERMOSA

Qué importante es para un ser querido decirle ‘’gracias’’, ´´te quiero´´ o reconocer en público las cosas buenas que han hecho por nosotros. Más que devolver el favor o regalar un chocolate la expresión de agradecimiento y afecto los hará sentir especiales.

10. CONTRIBUÍR AD HONOREM CON UN GRUPO

Trabajar por un ideal defendiendo tus convicciones ad honorem es lo más puro que una persona comprometida con el desarrollo de la sociedad pueda hacer. Dejemos de hacer las cosas por dinero y participemos en los grupos de la parroquia, en movimientos sociales, partidos políticos o vecinales y seamos parte de la construcción de un mundo mejor. Evitemos quejarnos de las personas que actúan mal e invertamos nuestro tiempo en buenas causas.

0 comentarios:

Publicar un comentario